Los excesos de las fiestas corporativas

Home » Vanguardia » Los excesos de las fiestas corporativas

¿Tienes lista la gala para la fiesta de la empresa?

Se acerca el día de la fiesta en la que todos los compañeros de la empresa, jefe, colegas y amigos del trabajo vamos a bailar y a disfrutar de los premios que tan merecido tenemos por tanto trabajo durante el año.

La fiesta tan esperada del año puede salirse de control personal, y no porque se dañe un zapato, se te riegue comida sobre la ropa o se te caigan las pestañas postizas.

¿Qué pasa con los excesos? Esto también afecta en el futuro profesional de cada uno.

Más de una vez se escuchan casos en el que algún colega bebió más de la cuenta, en el que alguien se propasó con otro compañero o compañera y generó un pleito. Aquí algunas historias que te pueden sonar conocidas pero no muy agradables.

  • Alguna vez la compañera María del área de cobranzas, aprovechó el momento para ponerle droga en el trago de su compañera para que se comporte de manera bochornosa delante de todos.
  • El colega del área legal que bebió de más y su compañero lo fue a dejar a su casa, pero al no recordar cuál era la dirección exacta, le tocó pedir ayuda a recursos humanos para que le faciliten un croquis de su domicilio.
  • El jefe que bebió y bailó con su asistente generando rumores que le causaron discusiones con su esposa.
  • La supervisora que se accidentó conduciendo su vehículo y tuvo que ir detenida por encontrarse en estado etílico.
  • El Gerente que reveló su verdadera inclinación sexual y la esposa se enfadó.
  • El dueño de la empresa que en la alegría de la noche se excedió desmedidamente del presupuesto de gastos en bebida alcohólica y contrató más horas de alquiler del lugar.
  • Las compañeras que se unieron para realizarse reconocimientos negativos con títulos como:  “el más impuntual”, “el más mal genio”, “el menos colaborador”.

Todas estas situaciones son reales, pueden ser por responsabilidad propia o de terceros y todos son propensos a que les ocurra. Definitivamente por mucho que se cuide la cultura corporativa y la empresa tenga políticas claras, la gente de manera independiente puede descontrolarse.

Evita los excesos

Cómo evitarlas.

 

Sea cauteloso con quienes le rodean.

Aún cuando los colegas sean casi como familia y amigos en quien confiar, nunca sabremos quien realmente está celoso del ascenso del otro, la fiesta puede ser una oportunidad para ridiculizarlo de diferentes maneras. No suelte su vaso ni lo pierda de vista, así sea en bebidas suaves y no alcohólicas. No responda a provocaciones verbales y si considera mejor tener que retirarse a tiempo, hágalo.

 

Coma las cantidades habituales.

El exceso es malo, no sólo por el alcohol, también el abuso en la comida o azúcares puede generar intoxicación estomacal. Sírvase lo que se va a comer, no más.

 

 

Utilice la vestimenta adecuada. 

No exceda el protocolo al usar escotes muy profundos o vestimenta muy ajustada que pueda terminar rompiéndose a la hora del baile.

Las pestañas postizas o maquillaje que nunca ha utilizado con anterioridad podría generarle algún tipo de alergia.

Recuerde que están sus jefes, autoridades y demás personas que observan su comportamiento y esto también deja huella de su imagen o marca personal.

 

Las celebraciones corporativas

No cometa imprudencias que podrían ser irreversibles. 

Más claro imposible, si usted bebe en exceso, luego de eso conduce y se accidenta podría ser irreversible por su seguridad personal, al conducir en estado etílico lo más seguro es que vaya a prisión, la empresa no podría esperar que se resuelva su tema legal y esto le puede causar un despido, recuerde que las funciones y actividades laborales continúan con o sin usted.

Muchas empresas prefieren evitar la comida en exceso, recalcar códigos de vestimenta y limitar las bebidas alcohólicas; sin embargo, usted es el dueño de su comportamiento y aun cuando esté en una fiesta, también es parte de una actividad corporativa formal. Recuerde que a todos les puede suceder cualquiera de estas historias, en caso de que no sea usted y esto le ocurra a alguno de sus colegas, sea prudente y respetuoso, pida la ayuda a recursos humanos y a su jefe inmediato, ante cualquier situación no usual con la que se encuentre.

 

 

 

 

© La información aquí presentada es de propiedad intelectual de Gente & Gestión, queda prohibida su reproducción total o parcial sin autorización.

 

Posted on